Nada puede reemplazar una revisión anual de la vista